Martes con Arte, tricotado

“Tejemos para hacer el mundo más bonito”, me cuenta Mely, el 50% de Tricotados con Amor, que junto con Emma entrelaza hilos para dar alma y forma a estos amigurumis. En 2012 Mely se encontró en el hospital cuidando durante muchas horas al día a su abuela, y una mente creativa y activa como la suya buscó en las agujas un recurso para entretener los pensamientos y consumir el tiempo. Con la única ayuda de tutoriales de Youtube nació el conejito de orejas largas y panza bordada que se ha convertido en su hit.

Ante la sorpresa de Mely el conejito, y otros modelos de sus muñecos, se hicieron muy populares a través de su página de Facebook y su cuenta de Instagram. Los encargos se multiplicaron y se hizo imposible cubrir la demanda. Así de clara y llanamente lo comunicó Mely a sus seguidores en redes sociales. Emma surgió de entre la masa, dio un paso al frente y desde entonces ya no son dos, sino cuatro, las manos detrás de Tricotados con Amor. Aún así sus muñecos son más que eso, son obras de arte, trabajos personalizados, realizados exclusivamente para ti e inspirados en tu historia. Por ese motivo su lista de espera es de un mes y siguen trabajando sobre pedido, empleando materiales de primera calidad pensando en los bebés que interactuarán con sus amigurumis.

Como madre y profesora de educación infantil, tejiendo en las 17760083_1272712869513150_7534767099471378292_nnoches y en ratines que
rescata durante el día, Mely es consciente de lo que los más pequeños necesitan de un muñeco de este tipo, y de los beneficios que los segundos aportan a los primeros. Por eso no dudó en sumarse a la iniciativa danesa Octopus for a preemie España. Son los famosos pulpitos solidarios de crochet que se donan a los hospitales para acompañar a bebés prematuros durante esa primera etapa de su vida.

“Los tentáculos del pulpo de crochet se asemejan al cordón umbilical… Al nacer prematuros deben despedirse de su cordón antes de tiempo, de modo que ponerle un pulpo de ganchillo con sus ocho patas no es más que una manera de darle de nuevo un cordón al que aferrarse en algunos momentos, tranquilizando así a los bebés.”

Mely y Emma se han convertido, pese a la distancia, una vive en Dublín y la otra en Almería, en un equipo compenetrado con estilo único, dos amigas a través de la red que a pesar de no conocerse en persona son solo una ante los ojos del cliente.

Me ha encantado esta historia en la que los valores claros llevan a renunciar a perder la esencia de lo que uno hace aunque vayan euros en ello; donde las redes sociales e Internet han permitido formar un equipo que funciona (¡como Netisimmas!). Un proyecto que no olvida la responsabilidad, que todos tenemos como persona, de cuidarnos unos a otros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s